La ofrenda floral realizada ante el Homenaje a La Internacional de Pancho Lasso, con motivo de la sentencia del Constitucional sobre la Ley de matrimonio, encierra una hermosa metáfora.

El Homenaje a La Internacional pasó décadas escondido tras el nombre de conveniencia de Homenaje a la música.

Corrían años duros, ausentes de libertades, y el artista hubo de ocultar el significado de su obra. La llegada de la democracia permitió dar a conocer su significado real: un homenaje al himno socialista y el deseo de que todos los obreros del mundo se unieran y fueran libres, tal y como contó la hija del autor, Lucía Lasso, el día que se colocó la estatua.

De igual manera, durante demasiados años la orientación sexual de muchos y muchas ha tenido que estar escondida. A aquellos y aquellas que siendo iguales tomaban opciones diferentes no solo se les aplicaba una legislación represiva, sino que fueron víctimas de una brutal homofobia que impregnaba la vida cotidiana en todos sus aspectos.

La llegada de la democracia supuso, entre tantas y tantas cosas, la posibilidad de que la figura de Pancho Lasso recuperara su nombre y permitió que decenas de miles de hombres y mujeres pudieran expresar públicamente su opción sexual y afectiva.

Quedaban, sin embargo, pendientes de resolver cuestiones tales como el matrimonio para todos y todas sin discriminación por el sexo de los contrayentes, la adopción por parejas homosexuales y la identidad de género, cuestiones que fueron resueltas en la primera legislatura de Rodríguez Zapatero, haciendo honor al compromiso electoral adquirido.

Siete años después, y “gracias” al Partido Popular, el Constitucional ha dejado claro que la ley no solo era política y socialmente necesaria, sino que jurídicamente era correcta.

Los hombres y mujeres del PSOE lo hemos celebrado con una ofrenda floral ante El homenaje a La Internacional y me parece de lo más acertado. Tanto en el caso de la obra escultórica, como en el de tantas y tantas personas que han elegido una sexualidad diferente, la libertad que entre todos y todas vamos conquistando día a día, nos permite estar en la calle en pie de igualdad, diciendo quienes somos y siendo como queremos ser.

Felicidades a todxs.