Un buen rato en la Feria del Libro.

Ha sido un lujo escuchar la breve síntesis de La princesa que emigró con la pasión que le pone su autor, Enrique Reyes, y tener un ratito posterior de charla con él.

La pena ha sido no poder quedarme a la presentación de Esto es lo que la luz me dicta ahora. Así y todo pude saludar a Manuel González Barrera, poeta, compañero y amigo. Todo un ejemplo de coherencia e integridad.

Sigo sin entender cómo Arrecife ha podido permitirse haber dejado de celebrar la Feria del Libro ahora recuperada