Comentarios de tipo político

Quimeras

Dice el cazador de elefantes que no es tiempo de quimeras tras la manifestación independentista en Cataluña.

Con independencia de lo que yo piense sobre la posible o imposible independencia de Cataluña, lo cierto es que me provoca una enorme sorpresa la calificación de quimera con respecto a la petición de un sector de la sociedad catalana.

Carta a Blanca Blancas

Estimada concejala:

Dejando para mejor ocasión la valoración de los motivos por los que su formación ha roto el pacto en Arrecife, me gustaría hacerle un comentario que me parece adecuado sobre las supuestas y diferentes varas de medir que usted atribuyó al PSOE en la comparecencia en la que anunció la mencionada ruptura.

Permítame que de manera tan pública y tan libre como la suya le diga que no, que no es cierto eso de las dos varas de medir. No Doña Blanca, hay tan solo una sola vara que al medir da resultados distintos cuando lo que se mide es diferente.

Es más, casi estoy por asegurar que no conoce usted ninguna vara que, mida lo que mida, dé siempre la misma medida. Y es que precisamente para eso, Doña Blanca, se inventaron las varas: para conocer la medida de las cosas.

Aldecoa en la FCM

Llego a casa bajo el influjo de La huida al paraíso, zarandeado por el vaivén constante entre épocas y el contraste entre el color y el blanco y negro.  

Me siento a escribir tal vez para mantener viva la magia del momento, y resuenan en mis oídos las palabras de su mujer y su hija, de sus amigos y, sobre todo, el eco de una voz maravillosa, la de Iñaki Gabilondo recitando la prosa descarnada de Aldecoa.

Pienso en cómo este puñado de lava ha sido capaz de atrapar a Aldecoa, a Saramago y de parir a alguien como César.

El error de Fernando María Bargalló

Fernando María Bargalló me cae bien. El tipo a pesar de ser obispo se comporta como una persona normal. Se encuentra con una amiga de la infancia en un lujoso hotel en Méjico y se deja llevar por el cariño, aunque eso le lleve a utilizar "gestos ambiguos" que pudieran generar confusión, por utilizar sus propias palabras.

Claro que hay quien se pone a enredar, y resulta que a lo mejor no es que coincidieran en Méjico, sino que fueron juntos. A lo mejor esa mención a "una amiga de la infancia" que inevitablemente evoca un reencuentro tras largos años, oculta una relación habitual.