Negro viaje

Negro el mar, negra las rocas,
negra la arena de la playa.
Negra el alma de los que trafican
con muerte negra y negra desesperanza.

Negro el camino recorrido.
Negras paradas, negras estaciones.
Negro el barco, negras las olas.
Negro tu futuro cuando te cogen.

Noche

Noche.
Noche tibia.
Noche amiga.
Noche calma.
Las hojas caídas de mis sueños
flotan en tus aguas.
Sus risas, mis suspiros,
su llanto, mis miradas,
todo se hunde en lo negro,
en lo hondo de tu alma,
dejando tras de si un tenue perfume
a espliego, a romero, a albahaca.

Llueve

Llueve sobre la ciudad.

Parece como, si por un momento,
el triste gris del asfalto recobrara
su vocación de espejo,
aunque solo sea para reflejar
los tristes, cansados, panzudos
vientres de coches.

Llueve sobre la ciudad.

Las gotas titilan musitando mensajes,
mas no hay nadie que entienda el lenguaje,
los versos que forma el agua al caer.

Llueve sobre la ciudad.