Conectar con la ciudadanía

El impacto de la derrota, la presión de la crítica de los medios, la desazón de los militantes, las exigencias a las que es tan sensible el Partido de lo que puede representar el 15M y su espíritu, llevan a una conclusión inmediata: el PSOE ha perdido el contacto con la ciudadanía.

La solución más urgente, por tanto, es buscar mecanismos para oír a esa ciudadanía, para conocer sus demandas de tal manera que el Partido se pueda poner a su servicio.

Urgencias

A ver qué hacemos entre todxs

Urge la reflexión tras las derrotas. Urge el debate ideológico. Urge el cambio de dirección, de equipos y hasta de modelo de organización. 

La contundencia de la derrota del PSOE ha generado un clima entre los militantes y simpatizantes de necesidad imperiosa y urgente de cambio. Sensación reforzada por editoriales de prensa, intervenciones de tertulianos, y comentarios de familiares, amigos y conocidos.

Casi podría parecer que los días que quedan para al 38º Congreso son demasiados en ese anhelo de cambio radical, en esa necesidad de catarsis colectiva.

Reflexionar tras las derrotas

Algo hemos ido perdiendo por el camino

Tras haber encadenado tres derrotas consecutivas (europeas, locales y generales), se extiende por el Partido la necesidad de una reflexión en profundidad. Algo que exigen no solo los militantes y simpatizantes del PSOE, sino que le reclama la sociedad en su conjunto y que se debe a sí mismo el propio Partido.

Una reflexión que exige tiempo y método, para evitar que quede resumida a “el impacto de la crisis económica”, una explicación cierta en gran medida y que es válida como conclusión inmediata al conocer los resultados, pero que a medida que transcurre el tiempo se revela insuficiente.

Una reflexión que no puede limitarse a un análisis post mortem, sino que debe contribuir a crear las condiciones que permitan que el Partido vuelva a gozar de la confianza mayoritaria de los ciudadanos y las ciudadanas.